En que consiste el tratamiento PDF Imprimir E-mail

Para poder valorar el estado nutricional del paciente y deducir que procesos bioquímicos llevaron a los síntomas presentes o la enfermedad es necesario completar una serie de cuestionarios que recogen información sobre la historia clínica, la historia familiar, la dieta presente y pasada y el conjunto de síntomas, dolencias y molestias. En algunos casos en los que sea necesario determinar si existe una contaminación con metales pesados se puede solicitar un análisis de pelo.

El tratamiento consistirá en una dieta terapéutica diseñada individualmente y un conjunto de suplementos nutricionales. Las dietas terapéuticas pueden ser ricas en un mineral en particular que se encuentra en un nivel crítico, pueden estar dirigidas a desintoxicar el organismo, a alcalinizar los tejidos, a equilibrar los niveles de glucosa en la sangre, a mejorar la circulación sanguínea, a tratar una infección con cándida, a disminuir la inflamación o en general a mejorar los niveles de energía. La suplementación nutricional consistirá en una combinación de vitaminas, minerales, probióticos, aminoácidos, ácidos grasos esenciales o enzimas dependiendo de cada caso. La suplementación nutricional tiene tres objetivos, en primer lugar mejorar la condición del intestino para que haya una buena absorción de nutrientes, en segundo lugar aumentar la energía celular para que la célula sea capaz de asimilar los nutrientes y eliminar toxinas y en tercer lugar de suministrar a las células y los órganos aquellos nutrientes que están en deficiencia.

El tratamiento es un trabajo conjunto de paciente y terapeuta, el terapeuta establece unas pautas y hace una función de educador. El paciente no se limita a seguir al pie de la letra las indicaciones del terapeuta sino que debe entender y asimilar lo que se le recomienda para que lo incorpore y en un futuro sepa utilizar su dieta para mantener una salud óptima.