Belleza y Nutrición

Las clínicas de estética y las cremas nos van a mejorar el aspecto de la piel o retrasar los signos de envejecimiento trabajando los tejidos desde fuera y a un alto coste. Pero hay muchos factores internos que se pueden modular con la dieta y con suplementos naturales, que van a ayudarnos a retrasar el proceso de envejecimiento. Entre los factores dietarios que aceleran el envejecimiento se encuentra sobre todo el exceso de sodio, la falta de enzimas y los niveles de nutrientes y antioxidantes que ingerimos.

La sal es acidificante ya que su uso conduce a una acumulación de sodio en las células y el sodio atrae ácidos y toxicidad. El abuso de la sal produce un desequilibrio en los niveles de sodio y potasio del organismo y a largo plazo la sal favorece la aparición de enfermedades de tipo crónico y degenerativo así como un envejecimiento prematuro (canas y arrugas prematuras).

Enzimas Vivas

Con la edad disminuye nuestra producción de enzimas vivas que son necesarias no solo para la digestión de los alimentos sino también para el mantenimiento de la salud y la vitalidad.

Hay alimentos que demandan mas cantidad de enzimas para su digestión como son los alimentos procesados y los alimentos de origen animal, sobre todo las carnes y los derivados lácteos.

.

Antioxidantes y Radicales Libres

Los radicales libres son moléculas muy inestables y reactivas que dañan los tejidos. Los radicales libres oxidan muchas estructuras biológicas, dañándolas. Es lo que llamamos daño oxidativo, importante causa del envejecimiento, el cáncer, la ateroesclerosis, los procesos inflamatorios crónicos y las cataratas, que son las más características.

Los antioxidantes son unos compuestos químicos que interactúan con los radicales libres y los neutralizan, lo que les impide causar daño celular.

Los procesos normales del organismo producen radicales libres como el metabolismo de los alimentos, la respiración y el ejercicio. También estamos expuestos a elementos del medio ambiente que crean radicales libres como la polución industrial, el tabaco, la radiación, los medicamentos, los aditivos químicos en los alimentos procesados y los pesticidas. El estrés y el exceso de ejercicio físico también producen radicales libres.

Los antioxidantes mas importantes que podemos encontrar en los alimentos son la vitamina E, los carotenos, la vitamina C y minerales como el zinc, manganeso o selenio. Pero a veces con la dieta no es suficiente para conseguir este efecto antienvejecimiento pues no todos tenemos una buena capacidad de asimilación y absorción de nutrientes. En ese caso los suplementos nos ayudan a aumentar nuestros niveles de antioxidantes sin tener que estar tan pendientes de optimizar la dieta a ese nivel y segun la calidad de los mismos también optimizando la absorción.

.

Suplementación Natural

Hay que tener en cuenta que no todos los suplementos son iguales y hay que saber elegir los de mejor calidad para realmente notar sus efectos.

En primer lugar siempre es mejor elegir formulaciones orgánicas en lugar de las inorgánicas que no se absorben tan bien y son menos efectivas. Dentro de las inorgánicos se encuentran los fosfatos, sulfatos, óxidos o carbonatos. Y en las organicas encontraremos orotatos, gluconatos, acetatos, aspartatos, amino quelados o citratos. Por último podemos elegir los suplementos de Fitline, una empresa alemana que ha creado un sistema de transporte de nutrientes con una muy alta absorción y con unos niveles óptimos de nutrientes, antioxidantes, enzimas y carotenoides.

En segundo lugar la cantidad de cada compuesto es importante y tiene que venir siempre indicada junto con la formulación. Es decir no es lo mismo que un suplemento ponga que contiene zinc y no indique en que cantidad ni en que formulación a que ponga por ejemplo 15mg de citrato de zinc de mayor absorción que el sulfato por ejemplo.

 En los Multivitamínicos siempre es mejor elegir capsulas que comprimidos. Los suplementos que elijamos deberían contener sobre todo antioxidantes como la vitamina E (200 a 400 ui/día), carotenoides, bioflavonoides, selenio, o vitamina A.

Entre los carotenoides se encuentran el betacaroteno, alfacaroteno, luteina, zeaxantina o la astaxantina. Las proantocianidinas como las provenientes de las semillas de uva, son especialmente recomendables para preservar la piel del envejecimiento y de las arrugas causadas por los efectos de los radicales libres

 y… por supuesto la Hidratación

No solo es importante beber suficiente agua (deberíamos beber al menos de 1.5 a 2.5 litros de agua diarios dependiendo de nuestro peso corporal) sino que también necesitamos fluidificar las membranas para que el agua pueda atravesar tejidos. Los ácidos grasos esenciales como el aceite de lino o los suplementos de omegas 3.6.9 permiten que las membranas estén suficientemente fluidas como para permitir la hidratación.

Publicado en
elena-perea

By Elena Perea

Elena Perea acabó una licenciatura en Ciencias Exactas en Madrid, posteriormente estuvo residiendo en Inglaterra donde cursó estudios en la Plaskett Nutricional Medicine College y se diplomó en el año 2001 como “Nutritional Therapist” o Nutrición terapéutica. También ha cursado estudios con el Institute for Functional Medicine en Londres: Gastrointestinal Health, Head to Toe, y Applying Functional Medicine.

Deja un comentario