Toxinas Medioambientales

¿Qué son las toxinas medioambientales?

Una toxina es cualquier sustancia que puede ser dañina para las funciones y estructura celular. Las toxinas suelen ser productos químicos pero también pueden ser de origen endógeno como resultado del metabolismo. Las toxinas químicas las adquirimos del medio ambiente  y pueden venir de fuentes muy diversas, incluso si hacemos una dieta saludable. Aquí te damos una lista de algunas las principales fuentes de toxinas químicas a las que nos enfrentamos hoy en dia:

1.- Solventes

Los solventes se encuentran mayormente en las pinturas, removedores, desengrasantes, barnices, anticongelantes, resinas, tintas, colorantes, textiles, líquidos de frenos, lacas, adhesivos, algunos productos de limpiezay en líquidos para la limpieza en seco.

2.- Hidrocarburos

En las estaciones de servicio, las personas están expuestas a la nafta y al gas oil, mucha gente usa el aceite de parafina en calefactores y la mezcla de nafta y aceite es utilizada en motores pequeños. El efecto tóxico de estas exposiciones no ha sido muy estudiado a pesar de que muchos pacientes hiperalérgicos notan que tienen una reacción alérgica cada vez que se acercan a estos compuestos.

3.- Productos de limpieza

Los jabones, al ser sales de sodio o potasio, son relativamente inofensivosvpara el medio ambiente aunque altas concentraciones de jabón en los intestinosvpueden causar un gran daño en los tejidos internos. En cambio, los detergentesvno resultan tan benignos dado que pueden contener varios tipos de químicos. Entre ellos se encuentran los sulfuros, incluyendo los sulfonatos y sulfatos de cadena larga de carbono y polietileno glicol, por lo que conviene enjuagar muy bien la vajilla.

4.- Pesticidas

El DDT es el insecticida más conocido y el producido a mayor escala. Junto con el aldrin, dieldrin, endrin, clordano y el hexacloro benceno, ha tenido un gran impacto sobre la producción de alimentos y ha dado comienzo a la era de los pesticidas sintéticos en 1945. Sería ingenuo pensar quevestos potentes tóxicos pueden ser incorporados a gran escala en la agricultura sin provocar efectos adversos en los humanos.

5. Herbicidas y fungicidas

Existe una gran variedad de componentes utilizados como desmalezadores y fungicidas que tienen diferentes propiedades tóxicas. A modo de pequeña ilustración es mejor tomar algunos ejemplos específicos. Dentro de los llamados “clorofenoxi” hay dos herbicidas muy utilizados que son el 2,4- D y el 2,4,5,-T. Se ha registrado un caso en que la ingesta de 6gr. de 2,4-D ocasionó la muerte y otros en que la mezcla de estos dos componentes provocó taquicardia, aumento del ritmo respiratorio, bajada de tensión, acumulación de álcalis, sudoración, incremento de orina, urea en la sangre y, en ultima instancia, estado de coma.

6.- Raticidas

Existe una gran cantidad de componentes tóxicos usados como raticidas tales como el zinc fosfito, el ácido fluoroacetico, el alfa-naftil tiourea (ANTU) y la warfarina y sus derivados. La intoxicación en humanos no es muy frecuente y es más probable que sea de tipo agudo y accidental que crónica. No obstante, la warfarina se usa como medicamento para reducir el riesgo de coágulos en la sangre

7.- Fertilizantes

Los fertilizantes son simplemente nutrientes para siembras y, por esta razón, no son directamente tóxicos. Sus principales componentes son nitrógeno, fosfato y potasio. La principal preocupación surge del uso de fertilizantes con nitrógeno que dejan en la tierra restos de sales de amonio y nitratos. La fertilización con nitrógeno aumenta el nivel de nitrato y nitrito en el agua que corre por los desagües de los sembradíos y llega a los lugares de donde se extrae agua para el consumo humano. La presencia de estos nitratos o nitritos, tanto en el cuerpo humano como en alimentos, puede producir nitrosaminos que son agentes cancerígenos derivados.

8.- Aditivos alimentarios

A pesar de que la industria alimenticia proclama que los aditivos que se encuentran en la lista de sustancias permitidas son exhaustivamente chequeados, no hacen ningún comentario respecto a las alergias y las intolerancias que estas sustancias provocan. Incluso hasta los profesionales ortodoxos admiten que existe una conexión entre la tartrazina y enfermedades como el eczema y el asma aunque se niegan a reconocer abiertamente la relación entre esta sustancia y la hiperactividad en niños.

9.- BPC – Bifenilos policlorados

Dado su uso tan extendido, estas sustancias se han convertido en grandes contaminantes a pesar de tener menor cantidad de bifelinos polibrominados. Resultan altamente tóxicos para el hígado y los riñones y se los ha relacionado con el “acné químico” sufrido por habitantes de Japón y Taiwán que consumieron aceite de arroz contaminado con BPC y otras sustancias tóxicas. También se ha establecido una conexión entre el BPC y la infertilidad masculina. Por estas razones, es lícito pensar que el extendido uso de estos plásticos en la fabricación de envases para alimentos constituye un riesgo para la salud de los consumidores.

10.- Productos de la combustión

Los seres humanos han estado expuestos a cierto grado de contaminación por productos de la combustión desde el momento en que el hombre descubrió el fuego y lo utilizó para alumbrarse y cocinar. Cuando hay exceso de oxigeno y la combustión es completa, el daño para la salud no resulta significativo dado que el combustible quemado es transformado en dióxido de carbono. El problema se presenta cuando la combustión es incompleta y produce varios residuos de carbono que pueden resultar cancerígenos

11. Cosméticos

Las regulaciones en la fabricación de cosméticos no son ni mucho menos tan estrictas como las aplicadas a la producción de alimentos. A pesar de que los colorantes usados se controlan de forma similar a los colorantes alimentarios, hay muchas posibilidades de usar componentes que no tienen que pasar ningún estándar de seguridad. Por este motivo, los pacientes que sufren enfermedades crónicas tienen que evitar usar cosméticos o utilizar sólo aquellos productos que garanticen que están hechos con componentes naturales. Algunos cosméticos contienen formaldehído.

12. Gases provenientes de plásticos y telas

Algunos de los químicos que se utilizan para hacer plásticos, o que surgen de su fabricación, incluyen sustancias volátiles que se liberan en forma de gases una vez que el producto está terminado. Estos productos representan una fuente significativa de exposición a gases tóxicos, especialmente aquellos que contienen espuma de plástico. Muchas prendas recién compradas contienen plásticos o fibras sintéticas que despiden un olor particular que se les va después de unas semanas de uso. Lo mismo ocurre con los autos cero kilómetro o con las tapicerías recién estrenadas que tienen “olor a nuevo” debido a los adhesivos utilizados en la tapicería. De todas las sustancias volátiles presentes en estos productos, la más significativa es el formaldehído. Este compuesto es irritante, puede producir dermatitis, asma bronquial y bronquitis.

Publicado en
elena-perea

By Elena Perea

Elena Perea acabó una licenciatura en Ciencias Exactas en Madrid, posteriormente estuvo residiendo en Inglaterra donde cursó estudios en la Plaskett Nutricional Medicine College y se diplomó en el año 2001 como “Nutritional Therapist” o Nutrición terapéutica. También ha cursado estudios con el Institute for Functional Medicine en Londres: Gastrointestinal Health, Head to Toe, y Applying Functional Medicine.

Deja un comentario